YOGA EN EL IES ADOLFO SUÁREZ DE PARACUELLOS DE JARAMA

Desde el AMPA del IES ADOLFO SUAREZ surge la preocupación sobre el comportamiento de algunos alumnos de la ESO y se plantea buscar una manera para ayudarles facilitando herramientas que les enseñen a canalizar todas las emociones que conlleva la adolescencia, difíciles para todos, los padres, profesores y ellos mismos. El objetivo primordial es mejorar el rendimiento y darles la oportunidad de saber controlar la rabia, la soberbia, no venirse abajo en momentos malos, etc..

Investigando un poco en Internet, dimos con la experiencia del Patterson High School en Baltimore, EEUU. Allí, en un instituto mucho más grande que el nuestro y en una zona con graves problemas sociales, la fundación Holistic Life (http://hlfinc.org/programs-services/mindful-moment-program/), se estaba llevando a cabo justo lo que nosotros buscábamos: dar herramientas a los alumnos para saber manejar y reconducir sus emociones, aprender a relajarse, saber en qué momento están mal y necesitan mirar hacia su interior para buscar la salida. En este instituto de

Baltimore, la experiencia es un éxito, han conseguido rebajar los índices de mal comportamiento y sobre todo, los alumnos están encantados con la actividad.

Este centro escolar también está comprometido con la experiencia y de hecho tienen un aula dedicada exclusivamente al desarrollo de esta actividad que los alumnos pueden utilizar en el momento que necesiten.

Nuestro centro es mucho más pequeño, y además aquí no contamos con la fundación Holistic Life para ayudarnos, así que tuvimos que empezar a buscar si en España había alguna experiencia similar o algún profesional dispuesto a intentarlo.

Tuvimos la gran suerte de encontrar a Gemma, encantada con el proyecto pues ella misma tenía diseñada una actividad

que encajaba perfectamente en lo que estábamos buscando. Gracias a la colaboración de nuestra Jefatura de Estudios, enseguida nos pusimos manos a la obra y desde el mes de diciembre, se desarrolla la actividad una vez a la semana durante una hora decidimos que lo mejor sería que Jefatura seleccionara a los alumnos para asistir a las sesiones, de entre aquellos que hubieran tenido partes por mal comportamiento, a las primeras sesiones fueron sin saber a qué iban, y tampoco entendían muy bien este cambio, pasar de un típico castigo, en clase copiando, leyendo o estudiando, a estar en un actividad en la que ellos eran los protagonistas. El éxito fue tal que se llegó a correr la voz de que si te ponían un parte te mandaban a yoga “que es flipante”. Para frenar esta carrera de conseguir un parte para que te mandaran a yoga, decidimos cambiar de estrategia y sería también Jefatura de estudios quién decidiera qué alumnos asistían a la actividad, sin necesidad de tener partes de comportamiento, se abría así la posibilidad de asistencia a aquellos alumnos que de alguna manera los profesores pudieran detectar que les podría venir bien la experiencia.

A continuación os explicaremos de forma breve qué es lo que esta actividad busca y cuáles son sus herramientas.

El yoga con adolescentes es un trabajo corporal y emocional a través del cual se relaja la mente a través del cuerpo. Se quita tensión acumulada utilizando las posturas de estiramiento que permiten a los alumnos de estas edades recuperar la flexibilidad y conectar de nuevo con su cuerpo sometido a tantos cambios físicos.

Yoga es a su vez control y atención en la respiración, logrando un estado de calma inmediato y descanso mental. Las emociones también son tratadas con adolescentes desde la individualidad y la necesidad de expresar lo que sienten, se les invita a reflexionar desde la tranquilidad.

Otro punto a tratar es la atención plena o mindfulness, centrar todos los sentidos en un solo objeto durante unos minutos, es una experiencia increíblemente reparadora para nuestro cerebro, todos los estudios avalan la meditación y la atención plena como herramientas esenciales para el bienestar emocional.

Las clases se estructuran en varias fases: exposición y expresión de un tema, respiración, posturas, mindfulness o atención plena y relajación final.

Los adolescentes actualmente están sobreestimulados, a muchos les cuesta concentrarse al estudiar y la mayoría pasan de la Tablet, al móvil, al ordenador, la playstation, redes sociales, actividades, deberes etc., necesitan aprender a parar y a relajarse y a través del yoga se les enseña que pueden estar en silencio, concentrados, sintiendo su cuerpo y escuchando su mente desde la calma. Aprenden que pueden controlar por si mismos un momento agresivo o alterado, reflexionar y recuperar el diálogo interno y externo.

La experiencia durante este año ha sido enriquecedora y muy positiva para todos, un camino lleno de enseñanzas mutuas, con resultados muy satisfactorios que se reflejan en las encuestas anónimas que se pasaron a los alumnos que asistieron a la clase durante el curso. En las encuestas aparecen frases como; ”he aplicado la respiración antes de un examen”; “me enseñó a poner la espalda recta”; “salí relajad@”; “me enfado menos”; “me concentro mejor”; “me tranquiliza”…

La adolescencia es, para muchos, sinónimo de problemas pero también es momento de preguntas, descubrimientos, inseguridades y emociones desbordadas, recordar esto y dar herramientas a nuestros hijos les dará una oportunidad para gestionar las dificultades desde otra perspectiva.

Gema Gómez Rico

Compartir